¡Bye, bye celulitis!

¡Buenos días chicas!

No sé si os pasará lo mismo que a mi pero tengo un miedo horrible a la temida celulitis… Es cierto que hasta ahora he conseguido mantenerla a raya (o al menos eso creo), pero no deja de preocuparme en el día a día.

Muchas veces la gente me pregunta ¿Qué más da si te comes un pastel a la semana? Probablemente no ocurra nada, pero siempre pienso que el principal amigo de la celulitis es el azúcar, y se me quitan las ganas de comérmelo…

La cuestión por supuesto no está en obsesionarse; desgraciadamente padecemos celulitis el 90% por ciento de las mujeres, pero sí podemos tomar una serie de hábitos para poder evitar su progresión :)

Celulitis ¿Por qué yo?

Partiendo de la base anterior, es cierto que en mayor o menor medida todas las mujeres estamos naranja sobre fondo blancodestinadas a desarrollarla, sin embargo, hay muchas maneras de reducir este efecto en nuestro cuerpo.

Se nos ocurrirán mil excusas para justificar la celulitis: genética, mala piel, trabajos sedentarios… Pero los efectos realmente importantes que hacen que tengamos más o menos son el sedentarismo y la mala alimentación. No nos servirá de nada comprarnos mil cremas y gastarnos lo más grande en tratamientos si luego no nos movemos o nos hartamos de chocolate cada dos por tres…

Tenemos que aprender a ser menos perezosas, coger más el ascensor y recurrir a las piernas en vez de al bus para llegar al trabajo, y además de ello, tenemos que aprender a dedicar tiempo a lo largo del día a realizar alguna actividad física que nos motive, ya sea correr, andar, bailar, patinar… No es cuestión de sufrir, sino de disfrutar con lo que hacemos 😉

Y algo muy importante, no pienses que bajar de peso de manera rápida te favorecerá, todo lo contrario, esto contribuirá a que aumente el problema. La mejor manera de perder peso es hacerlo de manera gradual y sana ¡No recurras a dietas milagro nunca!

Tipos de celulitis y consejos para eliminarla

Después de haber hecho una pequeña introducción al problema, te cuento un poco cuáles son los distintos tipos de celulitis. Esto es importante, ya que, dependiendo del tipo, podrás conseguir detener su progreso de una u otra manera:

Tipo A (celulitis blanda): Es la más común y suele ser blanda y esponjosa. Este tipo es el que suele aparecer en muslos y brazos, y la que aparece después de una pérdida de peso importante (ya ves por qué te dije lo del peso antes).

Normalmente no es complicada de eliminar, sin embargo, deberás introducir una serie de hábitos en tu vida diaria para poder combatirla:

  • Reduce el consumo de sal, carnes grasas, queso y sus derivados.
  • Aumenta el consumo de frutas, verduras, legumbres, arroz integral, pescados azules y frutos secos (siempre guardando un equilibrio, ya sabes las calorías que poseen éstos últimos)
  • Elimina de tu dieta, al menos de momento, las frituras, los pasteles, los alimentos procesados y la comida basura
  • Si quieres perder peso y tienes este tipo de celulitis, hazlo lentamente y no reduzcas nunca la ingesta de proteínas de alto valor biológico (como las del huevo)
  • Añade a tu rutina diaria ejercicios de musculación y tonificación ya que mejorarán bastante tu problema.

Tipo B (celulitis compacta): Esta celulitis, al corresponder generalmente a personas jóvenes, no es excesivamente difícil de mejorar, hay muchos métodos para lidiar con ella :) Es propia de las personas con sobrepeso, la llamada “adiposa”. Aparece por un exceso de reservas corporales, es decir, se acumula cuando quemas menos calorías de las que consumes diariamente. Suele ser dura y puede llegar a doler si aprietas.

¿Hábitos para mejorarla?

  • Reduce las calorías diarias o añade más actividad física a tu día a día, intenta compensar las calorías consumidas con las quemadas.
  • Sustituye los alimentos muy grasos por alimentos proteicos y saciantes, de calidad.
  • Ejercicios como andar o correr son geniales para redistribuir las grasas acumuladas en tu cuerpo.

Tipo C (celulitis edematosa): aun siendo la más infrecuente, también es la más complicada de eliminar. Normalmente está causada por un mal funcionamiento del sistema linfático, y en este caso no solo estamos ante un problema estético, sino ante una patología vascular subyacente y una edematización general de las extremidades.  Esta celulitis aparece y es visible sin necesidad de apretar la piel..

A las personas afectadas por este tipo de celulitis, además de venirle muy bien todo lo utilizado en los dos anteriores, le ayudan en gran medida los masajes y drenajes linfáticos manuales. Si estás en este grupo, plantéatelo no solo por estética, sino por salud y calidad de vida.

En definitiva…

En primer lugar, tu peor enemigo es el azúcar: reduce el consumo de azúcares. En segundo lugar, evita las bebidas alcohólicas, azucaradas y gaseosas, así como las frituras. Sé que esto puede parecer un suplicio, pero como ya he dicho otras veces, solo es necesario acostumbrarse, tomarlo como algo cotidiano, y dejar para su consumo para las ocasiones especiales o excepciones.

Como complemento, aunque yo siempre pienso que la alimentación es lo más importante a la hora de mejorar nuestro aspecto físico y nuestra salud, añade actividad física a tus días, aunque sea poquito a poco y con un aumento de intensidad moderado y gradual.

En el caso en el que te fuera complicado identificar qué tipo de celulitis tienes, podrías recurrir a un profesional, pero ¿sabes cuál sería mi consejo? Olvida la clasificación si es tu caso e intenta seguir los hábitos que te he contado; no solo mejorará el aspecto de tu piel, si no que mejorará mucho tu condición física, tu silueta y ¡hasta tu humor!

Por último, y aunque creas que no tiene importancia, préstale atención al estrés que llevas diariamente y de qué manera podrías evitarlo. Este estrés provoca una serie de efectos en tu cuerpo, insomnio, nervios, irritabilidad, ansiedad… que favorecerán la aparición de la indeseable celulitis.

¡¡Relax!!

Muchos besitos

 logo completo de naturalfitgirl
¡Comparte si te ha gustado!
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *