¡Mantén tu ansiedad a raya!

¡Hola preciosas!

¿Cómo va todo?

Es cierto que últimamente ando un poco perdida, pero es que entre el trabajo, los médicos, los ejercicios “obligatorios” del embarazo y mil cosas más, acabo a las 10 de la noche muerta de sueño y sin fuerzas ni cabeza para escribir.

Aunque esté pasando un buen embarazo, se me ha complicado por algunos problemillas de salud que traía de antes y esto se ha convertido en un no parar de médicos y de farmacias…

En este post os quiero hablar de la temida ansiedad, esa que nos hace que nos atiborremos de comida sin tener hambre, o que no podamos resistirnos a un plato de patatas fritas aun teniendo al lado alimentos mucho más saludables y ligeros que no nos supondrán luego un arrepentimiento mortal…

Precisamente me viene muy bien hablar sobre esto ahora, ya que, por el problemilla de salud que os comento, me veo obligada a tomar corticoides durante un tiempo, y no sé si conoceréis que los corticoides, además de otros tantos efectos secundarios, suelen provocar una ansiedad brutal, que se acaba traduciendo (junto con la retención de líquidos) en unos kilos de más. Hay casos de chicas que llegan a engordar 4 ó 5 kilos más en un periodo de un mes.

En mi caso parece que lo estoy llevando bastante bien de momento, sigo pesando lo mismo y no estoy reteniendo mucho líquido, e intento llevar a cabo una serie de pautas para evitar que la ansiedad se apodere de mí y me haga caer en tentaciones innecesarias y crueles jeje.

Gánale la batalla a tu ansiedad

¿Cómo consigo mantener a raya mi ansiedad? La verdad es que no estoy haciendo nada que no hiciera ya antes, intento llevar mis hábitos tal y como lo he hecho durante los últimos años, solo que ahora tengo un poco menos de fuerza de voluntad :) (súmale a eso además un embarazo :( )

Los consejos que doy a continuación son perfectamente aplicables a cualquiera de nosotras que, por un motivo o por otro, esté viviendo situaciones o emociones que la sometan a un estrés continuo y que le provoquen el impulso incontrolable de comer o de ingerir comida basura y altamente calórica. Por supuesto también valen para aquellas que estén llevando, como yo, un tratamiento con corticoides jejeje. Espero que os sirvan 😉

  • Mantente hidratada

Beber al menos 2 litros de agua al día te ayudará a sentirte saciada durante más tiempo, dándote la sensación de “estómago lleno” sin tener que recurrir a comer por aburrimiento o ansiedad.

Si no eres capaz de ingerir tanta cantidad de agua, puedes probar con las infusiones, tan sanas y beneficiosas para nuestro cuerpo y que cumplirían en este caso la misma función que el agua natural.

Yo no soy mucho de infusiones, desgraciadamente, así que lo que hago es llevar siempre conmigo una botella de agua de medio litro; sé que, al menos, debo rellenarla 4 veces en el día para llegar a lo mínimo necesario.

  • No te saltes comidas

Intenta no demorar una comida más de 3 horas desde la anterior. Pasado ese tiempo llegarás con más hambre y ansiedad a la siguiente, lo que te hará consumir más calorías de las que realmente necesitas y recurrir a alimentos más calóricos con un aporte de grasa y/o azúcar mayor.

  • Haz varias comidas al día

Esto está muy relacionado con lo anterior.

Haz cuentas, si tu día tiene unas 15 ó 16 horas ¿Cuántas comidas te salen que debes hacer? ¡Al menos 5! Es cierto que en todas ellas no consumirás lo mismo (desayuno y almuerzo serán las más fuertes, mientras que la cena y los aperitivos entre comidas serán más ligeros), pero tienes que asegurarte de que las haces todas.

En mis post podrás encontrar recomendaciones de qué comer a media mañana o por la tarde: alimentos ricos y saludables que te ayudarán a calmar tu ansiedad y no te aportarán un exceso de calorías.Naranjas para combatir la ansiedad

  • Haz ejercicio con regularidad

El ejercicio no debería faltar en tu día a día como rutina. No solo te ayudará físicamente sino que te mantendrá la mente ocupada y te distraerá de tu ansiedad por la comida.

El ejercicio además hará que tus neuronas produzcan más cantidad de serotonina, que más allá de ser un controlador del apetito en el cuerpo humano, te provocará una sensación de felicidad y bienestar que podrá ayudarte además si ese estado de ansiedad viene precedido por algún hecho que te causa tristeza o preocupación.

  • Consume más proteínas

Las proteínas animales, los lácteos, algunas frutas como el plátano y la piña y los frutos secos son una fuente excelente de triptófano, un aminoácido con efectos tranquilizantes. Este aminoácido se utiliza como fuente de serotonina, dando lugar a un aumento de ésta y produciendo el mismo efecto que he explicado en el anterior apartado 😉

  • Evita las tentaciones

No creo que haya nada más claro en el mundo: para no caer en las tentaciones lo mejor es EVITARLAS. Intenta no tener en casa chucherías, chocolates o alimentos que puedan hacer que te rindas ante la ansiedad; sustitúyelos por frutas, zumos naturales o frutos secos crudos o al horno, ya que éstos también podrán calmarte la ansiedad (si es que no puedes contenerte) sin causarte el sentimiento de culpa y sin aportarte las calorías vacías que te aportarían los otros.

Si bien es cierto que con esto no estoy diciendo que te atiborres de naranjas o de almendras… ya sabes que no voy por ahí 😉

  • Evita la cafeína y los alimentos excitantes

Los alimentos que contengan cafeína como el café o el té no influirán negativamente en tu ansiedad siempre que los consumas con moderación. De hecho, mucho se conoce del efecto saciante del café y del té. Sin embargo, si recurres a ellos con asiduidad, provocarán en ti una sensación de nerviosismo adicional que causará un aumento de tu ansiedad por la comida.

  • Toma mucha fibra

La fibra es fundamental en las dietas de adelgazamiento y en situaciones en las que tendemos a comer por aburrimiento o ansiedad. Los alimentos que contienen fibra harán que te sientas más saciado y, por lo tanto, con menos hambre y ganas de comer por comer.

  • Ingiere buenas cantidades de Magnesio

El Magnesio es un nutriente que influye bastante en nuestro nerviosismo y en las situaciones de estrés. Muchas investigaciones a lo largo del tiempo han demostrado que una deficiencia de Magnesio provoca problemas de salud mental, entre ellos la ansiedad, por lo que no estaría mal que incorporaras a tu dieta alimentos ricos en este mineral, como el salvado de avena, las pipas de calabaza, el chocolate puro en polvo o las almendras. Puedes encontrar más información sobre el Magnesio en un post que escribí hace un tiempo sobre la importancia de este nutriente esencial.

  • Añade a tu dieta carbohidratos de índice glucémico bajo

Los carbohidratos de asimilación lenta (presentes en el arroz integral, las legumbres, las hortalizas, las frutas y el pan integral, por ejemplo) también colaboran en el aumento de la cantidad de serotonina (tal y como hacían el triptófano o el ejercicio).

Al tener un índice glucémico bajo, los niveles de glucosa en sangre no aumentan tan rápidamente, consiguiendo mantenernos saciadas por más tiempo.Avena: alimento perfecto para combatir la ansiedad

Aun siguiendo estos consejos puede ser que muchas veces te resulte complicado no sucumbir ante la ansiedad, por ello te dejo algunos alimentos que podrían ayudarte en tu propósito: espárragos (por su contenido en ácido fólico), espinacas (llenitas de Magnesio 😉 ), aguacates (ricos en vitaminas del grupo B, esenciales para la salud del sistema nervioso), naranjas (gracias a su vitamina C, reduce la producción de cortisol), leche (rica en vitaminas B2 y B12), avena (excelente fuente de vitaminas del complejo B, magnesio y fibra), almendras (por su contenido en Zinc) y salmón (por su cantidad de ácidos grasos omega 3).

Y si, aun así, sigues teniendo dificultades, quizás el problema sea más profundo y necesites sentarte a pensar en qué te está ocurriendo. Muchas veces no somos conscientes del problema que tenemos porque ni siquiera nos paramos a pensar qué nos pasa.

Tómate tu tiempo a la hora de comer, organiza tus días y tus planes de manera que no haya nada que pueda suponerte un desorden, y por lo tanto, una sensación de agobio o de que no controlas la situación, permítete un capricho de vez en cuando, medita, e intenta ser feliz cada día con lo que tienes y con lo que haces.

Quizás el problema no lo tengas con la comida… Piénsalo 😉

chica eliminando la ansiedad con ejercicios de relajación en fitball

¡Muchos besitos y hasta pronto!

logo completo de naturalfitgirl

¡Comparte si te ha gustado!
Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *